Todas las veces no caza el tigre

footer

Don Tiburcio, un personaje apreciado en toda la región por su buen corazón y su deseo de ayudar siempre, se ve expuesto a la desaparición de sus ovejas, por lo que decide aceptar la ayuda de Nerón, un perro que le regalaron en el pueblo porque no servía para nada; es así como, Nerón el perro y la oveja Pequitas (la última oveja que queda) cuidándose mutuamente, logran atrapar al tigre feroz causante de las desapariciones, descubriendo quién era el verdadero personaje tras el disfraz. 

La puesta en escena se realizó con títeres construidos en técnica javanés o de varilla (personajes humanos), técnica bocón con forma realista (personaje perro), técnica marote de doble varilla con forma realista (personaje oveja), figura con varilla simple (Luna) y figura accionada con hilos (Sol).