Se encuentra usted aquí

Colectivo Teatral Matacandelas

Colectivo Teatral Matacandelas

El Colectivo Teatral Matacandelas es una entidad sin ánimo de lucro creada en el año de 1979 y elevada a la categoría de patrimonio cultural de la ciudad de Medellín en 1991. En sus 38 años de existencia ha producido más de 53 montajes, entre ellos unos doce pertenecientes al teatro de títeres. Así mismo, ha ganado en los últimos años un amplio reconocimiento en el ámbito nacional e internacional. Prueba de ello ha sido la invitación a los festivales internacionales de teatro de Cádiz, Bogotá y Manizales, así como la gira por algunos países europeos (Portugal, España, Francia y Bélgica) efectuada en 1993; la temporada realizada en Guatemala en 1994; la participación como invitado especial al Festival de Teatro de la Frontera con presentaciones en las ciudades de Cúcuta y San Cristóbal (Venezuela) en 1995; la temporada en el Teatro Olimpia de Madrid en junio de 1997; la participación en el Festival Internacional de Almada (Portugal); la Muestra Internacional de Teatro de Rivadavia (España), también en 1997; la invitación a Mayo Teatral 2001, 2004 y 2010 en Cuba; la participación en el Festival Internacional de Teatro y la Feria del Libro de Santo Domingo, República Dominicana en 2006 y 2007; el Festival Internacional de Lima, 2006; además de diferentes participaciones en el Festival Internacional de Manizales y el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá.

Angelitos empantanados

Es una historia con jóvenes sin historia, como tantos otros jóvenes burgueses, que pasan los días en el aburrimiento de asistir a clases, ir a fiestas o a fincas de amigos los fines de semana. Son, como los describe el autor del libro homónimo en el que se basa la obra, Andrés Caicedo, jóvenes cuya ambición a los 15 era completar la serie: nadar, patinar, manejar carro y montar a caballo. Para el espectador siempre será sorprendente que Angelitos empantanados sea la obra de un muchacho con apenas 20 años. Andrés Caicedo, que perseveró y fracasó con su teatro (en Colombia quién no), jamás habría de imaginarse –o tal vez sí– que estos, sus más queridos angelitos, habrían de provocar una ola tenaz de entusiasmo entre los adolescentes.